Sobre como la palabra se hizo plomo.

Maguncia, mediados del siglo XV, Johannes Gutenberg crea 300 tipos móviles que cambiarán el devenir de la historia occidental.

Tanto la primera obra que logró imprimir Gutenberg mediante el uso de la imprenta, El Misal de Constanza, como la segunda y más conocida Biblia de 42 líneas, no supusieron algo totalmente rompedor de no ser por el material y la velocidad con la cual fueron impresas. Ni la temática religiosa del libro, ni al público al que iban dirigidas, ni la forma que adoptaba, a imitación de los libros manuscritos, nada de eso supuso cambio alguno con lo realizado hasta la fecha.

Lo que realmente marcó la diferencia con todo lo anterior fue una aleación de plomo, antimonio y estaño, un pequeño bloque metálico por cada uno de los caracteres que se deseaban poner sobre el papel: los llamados tipos móviles.

Esas pequeñas piezas de metal, en conjunción con una prensa, tinta y papel de bajo coste, supusieron uno de los cambios más trascendentales en la historia de la humanidad, al permitir la producción en masa de libros y, en consecuencia, extender su comercialización entre la creciente burguesía europea.

La idea de Gutenberg era lógica, grabar cada una de las letras por separado, para posteriormente componer el texto letra por letra. Pero a pesar de ser una idea en apariencia sencilla, hubo de superar algunas dificultades.

Por una parte se necesitaba encontrar un material lo suficientemente dúctil como para poder esculpir sobre él un carácter y, además, lo suficientemente duro como para resistir su paso por la prensa.

Por otra, el trabajo era muy delicado pues las letras habrían de grabarse en un espacio muy pequeño y cada tipo debía de tener una anchura y una altura coherente con el resto.

Si a eso le unimos la falta de dinero de Gutenberg para adquirir los materiales necesarios para realizar los tipos, las dificultades se hacían aun mayores.

Finalmente, parece ser que, tras infructuosas intentonas, el método que siguió Gutenberg para crear los tipos móviles fue el siguiente.

Mediante un punzón de acero grabó en una matriz de un metal relativamente blando, como el cobre, la imagen en hueco de una letra o símbolo, posteriormente con esa matriz moldeó los tipos sobre una aleación de plomo, antimonio y estaño.

Este método utilizado para crear los diferentes tipos móviles permaneció sin cambios trascendentales durante los posteriores cuatro siglos, maestros tipógrafos como los italianos Aldo Manuzio o Giambattista Bodoni, los franceses Didot y Fournier o el inglés John Baskerville, entre otros muchos, lo único que hicieron fue perfeccionarlo a lo largo de los siglos posteriores.

Si Gutenberg en sus primeras obras se decantó por un tipo de carácter gótico denominado textura, de trazos gruesos y regulares, en sus siguientes trabajos él y su antiguo socio Johann Fust probaron suerte con los primeros tipos de letra más redonda, denominada rotunda que, pocos años después, aproximadamente en 1472, perfeccionaría Nicolaus Jenson desembocando en la creación de la primera tipografía romana.

Jenson servirá de inspiración a posteriores grabadores de tipos, destacando el trabajo conjunto de Aldo Manuzio y Francesco Griffo con la tipografía romana Bembo, familia tipográfica que a su vez influiría, ya en el siglo XVI, a grabadores de punzones como Garamond o en impresores como Plantino.

En ese siglo se produjeron importantes avances y mejoras en la grabación de punzones y matrices. Comenzando por el alemán Pierre Schöffer la primera persona que se dedicó exclusivamente a fundir tipos y a distribuirlos por toda Europa. Al igual que haría el francés, residente en Amberes, François Guyot cuyos caracteres traspasarán continentes, llegando, de la mano de los jesuitas, a lugares tan lejanos como India o China.

Si la fundición y el trabajo con tipos durante el siglo XVI parecía asunto exclusivo de franceses, en el XVII adquiere protagonismo Holanda con grabadores como Christophe Van Dyck, Nicolas Kis o Johann Michael Fleischmann.

Habrá que esperar al Siglo de las Luces para que los franceses vuelvan a tomar la delantera en el arte tipográfico. Pierre-Simon Fournier no solo fue un importante grabador sino que a él le debemos el invento de la medida tipográfica: los puntos. Medida perfeccionada por Françoise Ambroise Didot.

El primer tipográfo inglés de éxito internacional fue John Baskerville quien, hacía 1750, comienza a dedicarse a la tipografía. Baskerville, además de diseñar sus propios caracteres, también experimentará con otros aspectos de la edición, como el papel y las tintas.

Contemporaneo al inglés fue el italiano Giambattista Bodoni quien además de grabar innumerables tipos, aún tuvo tiempo de dejar por escrito el Manuale tipográfico, publicado por su mujer en 1818, cinco años después de su muerte.

El siglo XIX es el precedente de la cultura de masas actual y la tipografía jugará un papel muy importante en los primeros carteles publicitarios.

El formato más grande de los carteles y la necesidad de atraer a un gran número de lectores en poco tiempo, obliga a experimentar con la tipografía, dando como resultado la aparición de los primeros tipos egipcios en el catálogo de Vincent Figgins, los primeros a palo seco, realizados por William Caslon IV y, por supuesto, los caracteres de fantasía.

Al tiempo que se experimentaba con la tipografía para carteles, en lo que respecta al libro, el siglo XIX vuelve la vista atrás y buscará inspiración en tipos como los fundidos por el primero de los Caslon o los elzevirianos.

Pantógrafo, de Linn Boyd Benton

A finales de siglo se producen una serie de acontecimientos que revolucionarán el universo tipográfico, que apenas había experimentado cambios desde los tiempos de Gutenberg: la aparición de la monotipia, inventada por Tolbert Lanston y la linotipia, de Ottmar Mergenthaler, inventos que transformarán el proceso de fundición de tipos y el pantógrafo para grabar punzones de Linn Boyd Benton.

Estos inventos dieron lugar en el siglo XX a la aparición de nuevos tipos de importante éxito, basados a su vez en los modelos clásicos de Manuzio, Kis, Fournier o Baskerville, como el times new roman de Stanley Morison.

Otros grandes tipógrafos de este siglo son Eric Gill, creador de la perpetua, Paul Renner, padre de la futura, Adrian Frutiger, Univers o Max Miedinger y su Helvética.

Desde el siglo XV y hasta bien entrado el siglo XX los tipos móviles fueron una constante en el mundo del diseño y de la edición, hasta que la fotocomposición, primero, y más recientemente la tipografía digital, han hecho que muchos de aquellos tipos móviles quedasen olvidados para siempre en los cajetines. ¿O no?

Pero físicamente, ¿a qué nos estamos refiriendo cuando hablamos de tipo móvil?

Un tipo móvil es un bloque con seis lados cuadrangulares en uno de las cuales va grabada una letra o algún signo ortográfico u ornamental compuesto por los siguientes elementos.

· (A) El tipo móvil tiene una altura desde el pie del tipo hasta el ojo de 23,56 mm.

· El ojo (B) es la superficie impresora del tipo.

· El talud o prosa (C) es el blanco situado a cada lado del ojo.

· El hombro (D) es la zona que no se imprime situada por encima y por debajo del ojo.

· Se llama grosor o espesor (E) a la anchura del tipo móvil, que variará dependiendo de la anchura de la letra.

· El cran (F) es una hendidura situada en un extremo inferior del tipo y permite colocar todas las letras en un mismo sentido.

· El Cuerpo (G) es el tamaño de las letras de una fuente designado en puntos.

El trabajo con estos pequeños tipos móviles implicó toda una serie de elementos para operar con ellos:

· Caja, o cajón de madera de madera donde guardar los tipos móviles. Contaban, dependiendo del tamaño de la caja, con unos 122 compartimentos, también llamados cajetines, donde se guardaban siguiendo un orden cada letra, signo, espacio, etc.

En la caja alta, o parte superior del cajetin, se guardaban las letras mayúsculas, mientras que en la caja baja, o parte inferior, quedaban guardadas las minúsculas, signos de puntuación y los espacios.

. El Chibalete es un mueble de madera en cuya parte inferior había una serie de cajones correderos donde se depositaban las cajas con los distintos tipos de letra y cuya parte superior, ligeramente inclinada, sostenía la caja con los tipos que estaba utilizando el tipógrafo.

· Componedor. El componedor es un utensilio metálico de aproximadamente 25 cm de largo y anchura variable dependiendo del tamaño de letra, que permite reunir los caracteres de un texto y justificar sus líneas. Cuenta con un tope fijo en uno de sus extremos y un segundo tope móvil que permite variar la longitud de la línea que se desea componer.

· Galerín. Plancha de metal o tabla de madera cerrada en su parte inferior y margen derecho por dos listones de hierro donde se depositan las líneas a medidas que se van componiendo. En caso de que esté cerrada por tres de sus lado recibe el nombre de Galera.

Más información sobre los tipos móviles en:

BARKER, Nicolas. Los caracteres tipográficos. En : DREYFUS, John, RICHAUDEAU, François (dir.). Diccionario de la edición y de las artes gráficas. Salamanca : Fundación Germán Sánchez Ruipérez ; Madrid : Pirámide, 1990. p. [63]-91.

MARTÍN MONTESINOS, José Luis, MAS HURTUNA, Montse. Manual de tipografía : del plomo a la era digital. Valencia : Campgràfic, 2009.

MARTÍNEZ-VAL, Juan. Gutenberg y las tecnologías del arte de imprimir. Madrid : Fundación Iberdrola, 2005.

Y en Internet:

Tratado clásico de tipografía, en UnosTiposDuros.

Artículo sobre Tipo en la EncYclopedia Encydia.

Anuncios

Acerca de porlastramas

Preimpresión, diseño y materias afines.
Esta entrada fue publicada en Tipografía y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Sobre como la palabra se hizo plomo.

  1. prefabrik dijo:

    prefabrik hakkında tüm bilgiler bu sitede.

  2. Pingback: Tipos Móviles. Comentario. | Gesuri Lazcano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s