El PDF.

Buena parte de los trabajos que realiza un diseñador o diseñadora gráfico termina materializado en un PDF (Portable Document Format) listo para mandar a imprenta y ser reproducido tantas veces como sea necesario.

Por lo general ya estamos acostumbrados a utilizar PDF en un montón de actividades: leemos revistas, periódicos o boletines en PDF, sirve para reproducir material escaneado, libros, lo utilizamos también para guardar documentos y que el archivo sea compatible con cualquier ordenador. Pero en nuestro caso, además, es el estándar con el que se trabaja en la industria gráfica.

Para darnos cuenta de la importancia de este formato en la comunicación actual, basta decir que existen unos 1000 millones de archivos PDF y es de suponer que esta cifra sube por millares en cuestión de horas.

El PDF reúne unas características bastante idóneas para trabajar y compartir documentos que posteriormente vayan a ser impresos. Por un lado destaca su alta compatibilidad: prácticamente se puede visualizar y trabajar con un PDF desde cualquier plataforma. Aunque creado por Adobe, el PDF es un estándar abierto. Por otro lado un PDF es capaz de incrustar toda la información que necesita una imprenta para reproducir un documento: tipografía, texto, imágenes, tintas, organización de los elementos en página, marcas de corte, etc.

El estándar utilizado en la industria gráfica es el PDF/X-1, que no deja de ser un archivo PDF pensado para contener la información relevante para trabajar en el entorno de las artes gráficas.

El PDF/X-1 obliga a incluir los elementos necesarios para procesar un documento y además impone que el espacio de color sea descrito en CMYK.

En esta página encontrarás mucha más información sobre los estándares PDF/X-1 y otras cuestiones relacionadas con el PDF.

Podemos crear un PDF bien exportando o guardando en formato PDF desde muchos programas como cualquier programa de Adobe, QuarkXPress, Scribus, OpenOffice, Word y otros programas de Microsoft, Pages etc. O bien creándolo mediante algún programa específico como Adobe Acrobat Distiller,  el programa libre PDF Creator.

El último paso antes de mandar un PDF a imprimir consiste en comprobar que no contenga ningún error.

Entre otras comprobaciones conviene chequear que la tipografía esté correctamente incrustada (nos podemos evitar disgustos si utilizamos una tipografía OpenType), que todas las imágenes estén enlazadas y a su correcta resolución, que están incluidas las marcas de corte y de sangre, etc.

Una vez hechas todas las comprobaciones ya tenemos el PDF listo para mandar a imprenta.

Publicado en Informática | Etiquetado | Deja un comentario

Disculpe, ¿ha visto usted mi gamut?

Una de las principales dificultades que nos encontramos en el tratamiento de imagen es que, dependiendo tanto del modo de color con el que estemos trabajando como de nuestro dispositivo de salida (impresora, pantalla, etc.), vamos a ver el color de una imagen de una manera o de otra.

Entre otras cosas, el color representado en una imagen va a depender del gamut, es decir de la gama de colores que un modo de color o un dispositivo de salida es capaz de reproducir.

Por ejemplo, el ojo humano es capaz de percibir una gama de colores mayor que una película de color de calidad, a su vez ésta es capaz de reproducir más colores que un monitor de calidad, y el monitor es capaz de reproducir más colores que el papel estucado o que el papel prensa.

Para comenzar, por un lado nos vamos a encontrar con dispositivos que, como el ojo humano, basan la reproducción del color en el sistema de color RGB.  Los monitores, escáneres y cámaras digitales reproducen el color mediante la síntesis aditiva de luz Roja, Verde y Azul y, aunque todos estos dispositivos se basan en el RGB, cada uno de ellos reproduce el color de una manera distinta, incluso dispositivos del mismo fabricante.

Existen distintos estándares de RGB,  como el Adobe RGB (1998) o el sRGB. Esto implica que dependiendo de la aplicación (por ejemplo Photoshop) o dispositivo (por ejemplo una cámara digital) que estemos utilizando, el color se va a reproducir de manera distinta. Podemos decir que el Adobe RGB (1998) es el color que utilizan todas las aplicaciones de Adobe que trabajan con temas relacionados con la gestión del color. Mientras que el sRGB es empleado por fabricantes como Hewlett-Packard o Microsoft. El sRGB se basa en el gamut que es capaz de reproducir la mayoría de monitores de PC corrientes. Como vemos en el gráfico de abajo, el sRGB no es capaz de reproducir tantos colores como el Adobe RGB (1998) y, por lo tanto, es un estándar poco adecuado para trabajar en el tratamiento de imágenes para la impresión.

La gama de colores que es capaz de reproducirse mediante la impresión  es bastante más limitada que lo colores que se reproducen mediante síntesis aditiva.

El método más utilizado para reproducir los colores en impresión, el modelo de color CMYK, es un método sustractivo basado en la mezcla de pigmentos Cian, Magenta y Amarillo. Estos colores tienen la propiedad de ser opuestos a los colores RGB. Esto significa que el Cian, opuesto al rojo, absorbe el componente rojo de la luz y refleja el componente verde y azul. En el caso del Magenta la luz que absorbe es la verde, reflejando el rojo y el azul. Por último el amarillo absorbe el componente azul de la luz y refleja el rojo y el verde.

La gama de colores capaz de reproducir este modelo de color es inferior al gamut del RGB y, como ocurría en el caso de los dispositivos en RGB, variará significativamente el color capaz de reproducir una maquina de impresión de otra. Además debemos de tener en cuenta otros factores, como por ejemplo el tipo de pigmento de las tintas que utilicemos o el soporte sobre el que vayamos a imprimir.

Además de estos dos sistemas de color con los que más nos vamos a encontrar a la hora de trabajar con el color, existen otros sistemas de color.

Los sistemas de color directo, como Pantone o HKS, sirven para identificar, comparar y comunicar colores de un modo fiable. Con este objetivo, Pantone edita unas guías de colores impresos sobre diferentes soportes y sus valores para ser reproducidos en CMYK.

Por último los sistemas de color CIE, CIELAB y CIEXYZ, son sistemas de color independientes del dispositivo de salida.

El sistema de color CIELAB fue desarrollado a partir del CIEXYZ y está basado en como percibimos los humanos el color.

CIELAB se basa en tres parámetros para definir los colores.

El parámetro L hace referencia a la Luminosidad. Los valores L cercanos al Ø a luces oscuras y cuanto más cercano este ese valor del 100 más clara será la luz.

El valor A hace referencia a la variación de los colores opuestos  rojo-verde,  y el valor B a la variación de los colores opuestos amarillo-azul. Los valores positivos A indican rojo y los negativos verde y en el caso del B los valores positivos indican amarillo y los valores negativos azul.

Más información en el capítulo 3 de:

JOHANSSON, Kaj, LUNDBERG, PeterRYBERG, Robert. Manual de producción gráfica : recetas. 2ª Ed. Barcelona : Gustavo Gili, 2011.

Publicado en Tratamiento de imagen | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

A vueltas con el papel.

Además de factores evidentes como el formato de página o de pliego o el número de páginas que van a componer un documento, a la hora de realizar la imposición debemos de tomar en consideración un elemento fundamental como es el volteo del papel en la máquina de impresión.

Básicamente la impresión de un pliego en una máquina impresora se puede hacer o bien de una pasada, sin necesidad de cambiar la plancha imprimimos las dos caras del papel; o bien se imprime en una primera vez el anverso del pliego y  en una segunda pasada el reverso.

En este último caso la cara del pliego que contiene las páginas con numeración más baja se denomina cara y el lado opuesto de la página se denomina retiración.

Blanco y retiración

En este tipo de impresiones tenemos dos maneras de realizar el volteo de papel en máquina.

En la retiración normal las pinzas de la máquina toman el pliego siempre por el mismo lado, basta con girar el papel a izquierda o derecha para imprimir la retiración del pliego.

Ejemplo de retiración normal.

En la retiración voltereta las pinzas de máquina toman el pliego por el borde opuesto, en este caso habrá que dar la vuelta a la pila de papel volteandolo hacia adelante o hacia detrás.

Ejemplo de retiración voltereta.

En el caso de tira y retira, utilizando una misma plancha, podemos imprimir las dos caras del papel.

La impresión tira-retira comenzó a aplicarse durante la década de los años 70. Con el método tira-retira se incrementa la productividad, se eliminan las pilas de papel,  se reducen los tiempos de secado y de ajuste de la máquina.

El principal problema que presenta este método es que en máquinas de uno o dos cuerpos pueden producirse dificultades en el registro.

Más información en la web:

Conceptos de imposición

Tipos de volteo para la retiración

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Transformando caras, rompiendo retículas: la historia de Neville Brody.

Una de las personalidades de las últimas décadas que han cambiado la forma visual de presentar la información ha sido el inglés Neville Brody.

Neville Brody comenzó a trabajar como director de arte para la revista musical británica The Face en el año 1981 y desde esa fecha sus diseños influirían en revistas, libros y discos.

En los diseños de Neville Brody confluyen el constructivismo, el dadaísmo, el situacionismo y, por supuesto, el punk. Su forma de componer páginas para la revista The Face a base de dibujos, recortes, letraset y fotocopias recordaba mucho a los collages del artista soviético Aleksandr Ródchenko, anticipándose el diseño grunge y deslavazado de la década de los 90.

Brody transformó la imagen de la revista The Face al tiempo que rompía con las normas de diseño, y más concretamente con la estructura reticular, que habían imperado durante el siglo XX por influencia de diseñadores y teóricos de la talla de Jan Tschichold o Beatrice Warde.

En 1986 Brody pasaría a trabajar para la revista Arena  y dos años más tarde aparecería la primera monografía dedicada íntegramente a su obra: The graphic language of Neville Brody, coincidiendo con una exposición en el Victoria & Albert Museum.

Ya en los 90 Brody edita la revista de tipografía experimental Fuse y colabora activamente con otro viejo conocido, Erik Spiekermann, en Fontshop. Él es el responsable de algunas de las fuentes más rompedoras de los últimos años

Cuando a mediados de la última década del siglo pasado Brody funda Research Studios, lo que el diseñador inglés tiene en mente es crear un espacio de trabajo donde poder dar rienda suelta a su trabajo más experimental sin olvidarse de realizar trabajos más convencionales para diarios ingleses como The Observer o, ya en 2006, la reestructuración de The Times.

El objetivo que se propuso a la hora de renovar la imagen de The Timesera darle una mayor claridad y fuerza y que a su vez los cambios pasasen desapercibidos para la mayor parte de los lectores. Para ello utilizó una nueva tipografía, un nuevo sistema de navegación y remodeló la mancheta, todo ello con el fin último de que la lectura del diario se pareciese más a la experiencia de leer un periódico en digital y que el maquetador tuviera una mayor libertad a la hora de compaginar imágenes y textos.

Podemos ver algunos ejemplos de la obra de Neville Brody en el siguiente vídeo.


Más información de Neville Brody en Internet:

http://benstanley00.blogspot.com.es/p/neville-brody.html

http://issuu.com/alawarja/docs/catalogo_tipografico__nbrody_

Publicado en Composición, Historia | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Apple y la autoedición digital.

En el mundo distópico presentado en la película rollerball (1975), los países, nóminalmente, han dejado de existir, ahora la tierra está dividida en grandes corporaciones que prestan su nombre a los Estados y dirigen sus designios.

Sí algo así ocurriese en la realidad (sí es que no lo estamos viviendo en este mismo momento) una de las grandes empresas que dirigirían el mundo, sin lugar a dudas, sería Apple.

Apple, desde el pasado més de enero, ha dado un nuevo paso para convertirse en una de la empresas presentes en la vida de un gran número de personas del primer mundo, esta vez en el terreno editorial, con la creación del iBook Author, herramienta gratuita que permite autoeditar de manera fácil, bajo un archivo .ibook, y distribuir en exclusividad ese archivo .ibook a través de la iBookstore.

El libro digital está llamado a ocupar una buena parte de la creación y distribución que hasta hace poco se hacía a través de la edición en papel y uno de los programas que presumiblemente serán protagonista de esta revolución en el mundo de la edición es el  iBook Author.

iBook Author reúne en una única aplicación dos funciones que hasta la fecha se realizaban de manera separada, la maquetación y edición de una obra y su distribución.

El programa esta pensado para que cualquier persona con un Apple pueda maquetar una obra electrónica sin apenas tener conocimientos de programas de maquetación, a través de la personalización de plantillas disponibles en la propia aplicación o partiendo de una página en blanco a la que se le van añadiendo cajas de texto, cajas de imagen, etc.

Todos los elementos de las plantillas que Ibooks Author ofrece por defecto son fácilmente modificables: título, imágenes, organización de capítulos y, lo que aún lo hace más interesante, es que la propia aplicación va creando a un mismo tiempo la obra para ser leída en orientación horizontal y vertical.

Pero además de los elementos clásicos de la maquetación en papel, Ibooks Author permite introducir elementos multimedia como vídeos o imágenes 3D.

Una vez maquetada una obra, se puede poner directamente a la venta en iBookstore en formato .ibook o exportarlo a formato PDF.

Hay que recordar que el formato .ibook sólo puede leerse en iPad, con lo cual el principal defecto que presenta Ibooks Author es que todo el proceso de creación y explotación de un libro (formato, venta y reproducción) pasa por las manos de Apple.

Apple ha comenzado su carrera en el mundo de la edición digital mediante acuerdo para la creación de libros de texto con editoriales tan importantes como McGraw-Hill o Pearson.

A continuación un primer acercamiento en vídeo a la aplicación Ibooks Author.


Publicado en Edición, Informática | Etiquetado , , | Deja un comentario

Pruebas de color soft y tecnología remota.

Las pruebas de preimpresión soft son las pruebas que se realizan directamente desde el monitor de nuestros ordenadores.

Para realizar las pruebas de preimpresión a través de la pantalla son necesarios dos requisitos: la calibración de nuestro monitor y la utilización de un software específico para realizar la prueba.

La principal ventaja de las pruebas soft respecto a las químicas, mecánicas o digitales es que resulta mucho más baratas puesto que , si exceptuamos la compra del software, no es necesaria la adquisición de ninguna otra maquina ni elemento para realizarla, es suficiente con el mismo monitor que utilizamos para otras tareas (como la maquetación o el tratamiento de imágenes) eso sí, el monitor deberá estar correctamente calibrado.

Otras ventajas que presentan es que son pruebas sencillas puesto que no necesitan de personal especializado y se realizan en el momento.

Hay una gran cantidad de software que permite realizar pruebas de color en la pantalla del ordenador. Alguno ejemplos de ellos son:

GMG ColorProof  permite realizar pruebas de color y  GMGDotProof es capaz de simular la trama de la impresión, permitiendo conocer la ganancia de punto y detectar el efecto moiré o problemas de trapping.

EFI ColorProof Express también permite realizar pruebas de color, ofreciendo un RIP de software compatible con pruebas de contrato realizadas en impresoras de chorro de tinta, láser o LED.

La otra gran ventaja que presenta la prueba soft respecto a las otra es que permite realizar pruebas remotas, no siendo necesario que impresor y cliente se encuentren en el mismo lugar.

Comienza a hablarse de las pruebas de preimpresión remotas en los últimos años del pasado siglo, coincidiendo con el boom de Internet.

Lógicamente la prueba remota donde mejor funciona  es en las situaciones en las que, por razones de urgencia y de situación geográfica, la comunicación entre cliente e impresor es imposible o también en empresas cuyo trabajo está repartido en diferentes centros de producción.

Para que una prueba de preimpresión remota sea valida hay que tener en cuenta lo siguiente:

  • Tanto el monitor del impresor como el del cliente deben de estar calibrados.
  • Ambos dispositivos deben compartir el mismo perfil de color o realizar la pertinente conversión.

Una empresa que ofrece un portal específico de pruebas para realizar pruebas remotas es Kodak a través de su portal INSITE.

Más información en la Web sobre pruebas de impresión remotas en:

http://redgrafica.com/La-Pruebas-de-Color-Remotas

Publicado en Informática, Tratamiento de imagen | Etiquetado , , , , , | 1 Comentario

Un papel a medida.

En 1922 el Deutsches Institut Für Normung (Instituto Alemán de Normalización) elaboró la norma DIN 476 que normalizaba el tamaño del papel. Esta norma fue adoptada en el año 1975 en toda Europa bajo la ISO 216.

LA norma DIN 476 tiene como punto de partida los siguientes los principios:

  • Partimos de un tamaño de papel de 1 metro².
  • La anchura y la altura del papel deben guardar siempre una misma proporción.
  • Si dividimos a la mitad una medida de papel por su lado más largo obtendremos una nueva medida de papel al tiempo que conservamos sus proporciones.

La proporción que guardan la altura y anchura de un papel DIN-A es de 1:√2. Esta proporción no es arbitraria, puesto que tiene una característica particular: si dividimos el lado mayor por la mitad, obtenemos un nuevo rectángulo con las mismas proporciones que el rectángulo del que partíamos.

La anchura y altura para una papel de 1 m² con una proporción de 1:√2 es de 841 x 1189 mm. De ahí el tamaño del DIN-A0 841 x 1189 mm, del cual partiremos para obtener las restantes medidas de los tamaños DIN-A.

Tamaño Anchura Altura
DIN-A0 841 mm 1189
DIN-A1 594 mm 841 mm
DIN-A2 420 mm 594 mm
DIN-A3 297 mm 420 mm
DIN-A4 210 mm 297 mm
DIN-A5 148 mm 210 mm
DIN-A6 105 mm 148 mm
DIN-A7 74 mm 105 mm
DIN-A8 52 mm 74 mm

Los usos que queramos dar al papel, así como los formatos que admitan la máquina que vayamos a utilizar en la impresión, determinarán nuestra elección de una papel de un tamaño u otro.

Los papeles de mayor tamaño, que irían del DIN-A0 (841 x 1189 mm) al DIN-A2 (420 x 594 mm) se pueden utilizar para planos de gran formato, dibujo técnico, mapas, etc.

El DIN-A3 (420 x 297) es apropiado para carteles de pequeño formato, organigramas, tablas o páginas desplegables en publicaciones.

El DIN-A4 (210 x 297 mm) Es el tamaño de uso más común.

El tamaño DIN-A5 se ajusta al tamaño de las cartas y es un formato apropiado para un libro.

El DIN-A6 podría utilizarse para tarjetas postales o libros de bolsillo.

Y los tamaños más pequeños podrían, por ejemplo, servir para flyers.

Además de las medidas del standard DIN también existen otras, algunas de ellas tradicionales. Sin irnos demasiado lejos, en España la medida folio es de 220 x 320 mm. El tamaño holandés comercial es de 220 x 280 mm.

También debemos saber que en Estados Unidos, Canadá y en algunos países sudamericanos utilizan un formato basado en las pulgadas.

Tamaño Anchura Altura
Carta 216 mm 279 mm
Folio 216 mm 330 mm
Legal 216 mm 356 mm
Tabloide 279 mm 432 mm

Más información en Internet en:

http://www.periciascaligraficas.com/v2.0/img/biblioteca/FORMATOS-DE-PAPEL.pdf

http://www.slideshare.net/morriscamorris/medidas-de-papel

http://es.wikipedia.org/wiki/DIN_476

http://es.wikipedia.org/wiki/Formato_de_papel

Publicado en Compaginación | Etiquetado , , , | 1 Comentario